Osteocondritis disecante ¿qué es?


La osteocondritis disecante es una enfermedad del cartílago y el hueso subcondral (debajo del cartílago). Se da en pacientes muy jóvenes.

Estamos hablando incluso en niños de 13 años en adelante. Las articulaciones afectadas suelen ser la rodilla y tobillo principalmente.

Se produce un agrietamiento o desgarro y puede conllevar una limitación muy grande del paciente. La osteocondritis disecante se caracteriza por no llegar suficiente sangre a la articulación. Ni al cartílago ni al hueso.

Como no llega sangre de forma correcta, el tejido conectivo de estas estructuras no se nutre. Sin aporte de oxígeno y nutrientes, el tejido va agrietándose y muriendo.

Incluso, el cartílago dañado se puede desprender del hueso y se puede fragmentar. Esto ocasiona que los fragmentos se muevan libremente en la articulación y conlleva mayor limitación y dolor.

La articulación se puede degenerar por completo en pocos años. Por eso es importante detectarlo y tratarlo con fisioterapia invasiva o medicina cuanto antes.



Cómo medir la gravedad de la Osteocondritis Disecante

Los traumatólogos diangostican la osteocondritis disecante en función de varios factores. Primero si el cartílago está separado del hueso y fragmentado.

Si ese fragmento de cartílago sigue en su posición inicial o se ha desplazado. Si el trozo de cartílago y y el hueso estén integros y en su lugar, quizas se puede recuperar por sí sola la articulación. Todo gracias a un buen reposo y un correcto tratamiento de fisioterapia en clínica Fisioterapia-Zaragoza.

Lo más importante es que el hueso todavía no esté necrosado por esa falta de aporte de sangre. También que el cartílago esté íntegro y no fragmentado.

Si cualquiera de estos dos factores no se cumple, la mejor solución es la cirugía mediante un médico especialista en Zaragoza. Sobre todo si el fragmento de cartílago queda atrapado en la propia articulación.



Cómo saber si alguien tiene Osteocondritis disecante. Los síntomas

Aunque es muy difícil diagnosticar la osteocondritis disecante sin una resonancia, te enseñamos cuáles son los principales síntomas.

Bastante irritabilidad alrededor de la articulación. La osteocondritis disecante produce una gran inflamación alrededor. Puedes observar como tu tobillo (astrágalo) o rodilla están bastante hinchados. Aún así, hay articulaciones donde es muy difícil observar esto, como la cadera.

Gran molestia. El dolor en la osteocondritis disecante aparece sobre todo durante el ejercicio. Al ser las zonas más habituales la rodilla y el tobillo, la molestia sobre todo aparece en la hiperpresión. Por ejemplo, subir escaleras, saltar, correr, etc.



Más síntomas todavía

Gran debilidad al realizar el movimiento. La osteocondritis disecante afecta a todas las estructuras de la articulación. Por esa falta de aporte de sangre, incluso los músculos se pueden debilitar. No es lo más común porque la osteocondritis disecante afecta solo a las arterias del cartílago y hueso. Sin embargo, puede a veces afectar a más zonas.

Bloqueo de movimiento articular. Si existe una fragmentación del cartílago, ese trozo se puede desplazar como se ha comentado. Esto genera una limitación en ciertos movimientos. Por supuesto acompañando de una gran molestia al realizarlos.

Limitación progresiva del movimiento. A diferencia del bloqueo, se puede ocasionar una reducción muy progresiva del rango de movimiento. El bloqueo produce una reducción articular inmediata.



Principales causas de la Osteocondritis disecante

¿Cual es la causa de que no haya una buena circulación de sangre en la articulación afectada? No hay estudios que determinen una causa clara de esta enfermedad.

Se puede asociar a una presión excesiva de este cartílago durante largo periodo. Como puede ser un deporte diario y se fuerze demasiado la articulación.

Hay que entender que en los niños y adolescentes jóvenes, los cartílagos todavía no están del todo maduros. Aún así, no se puede asociar de forma clara la osteocondritis disecante al ejercicio intenso. No hay suficientes pruebas de ello.

Se desconoce la causa principal de la osteocondritis disecante. También puede existir una relación genética que haga que el paciente esté más predispuesto a padecer la osteocondritis que otra persona haciendo lo mismo.



Cómo saber cuando ir al Traumatólogo

Siempre que padezcas un dolor desde hace ya varios días una articulación, debes ir al médico. Sobre todo si se acompaña de una inflamación general.

Como se ha mencionado, puede ocurrir en cualquier articulación aunque con mayor frecuencia en la pierna. Tanto astrágalo como rodilla.

También se debe ir lo antes posible si existe una limitación a la hora mover la articulación. Es decir, si no hay una flexibilidad total del rango de movimiento.



Nuestros consejos en clínica FIsioterapiaZaragoza

Para nuestro equipo de fisioterapia en Zaragoza, es importante respetar el descanso de los más jóvenes después de hacer ejercicio. Se debe evitar el ejercicio excesivo sobre todo en ciertos deportes.

Todo lo que genere excesiva presión sobre la pierna todos los días, puede fomentar la osteocondritis disecante. Es importante variar de deporte y no siempre realizar los mismos movimientos hiperpresivos sobre la rodilla o tobillo (astrágalo).

También es importante estirar después de hacer ejercicio y alimentarse de forma correcta.